Seguridad Jurídica

RESERVAR UNA VIVIENDA CON ABSOLUTA TRANQUILIDAD

En Cávaca Inmobiliaria sabemos que comprar una vivienda es una de las decisiones más importantes que se toman en la vida y uno de los mayores esfuerzos económicos, y por eso se le dedica tanto tiempo y se valoran tantas cosas, razón por la cual resulta difícil de entender cómo la mayoría de la gente entrega las importantes cantidades de dinero en concepto de arras (“reserva”) sin ninguna garantía, a inmobiliarias y propietarios.

 Una vez conseguido la propiedad soñada al mejor precio, es hora de formalizar la venta para no perder la vivienda, y realizarlo con un marco de total seguridad. Gracias a nuestros contratos redactados, actualizados y cuñados por Fomento del Arbitraje Notarial con la participación de abogado y notario, lo conseguimos.

 Este servicio está incluido en todas las operaciones de nuestros clientes, garantizando formalizar el interés de compra de una forma 100% segura. Así para el caso de que surja algún problema, el comprador no sólo podrá recuperar su dinero con inmediatez, sino que podrá exigir lo que legítimamente le corresponde, esto es, el doble de lo entregado en concepto de arras penitenciales, de la forma más económica y rápida posible.

Si es usted vendedor, y surge algún problema con el “contrato de arras” firmado, es necesario resolver el contrato para tener vía libre para volver a vender su vivienda a quien desee. De no ser así el contrato firmado está incumplido, pero en ningún caso resuelto, ya que para poder resolver el contrato es necesario o bien un acuerdo en ese sentido entre las partes, o bien tener una resolución judicial que así lo determine. El problema es que es muy difícil hacer firmar al comprador un documento en el que se tiene que indicar que, además de la cantidad entregada, ha perdido todos los derechos sobre la vivienda, y en cuanto a la posibilidad de tener una resolución judicial, el problema en la justicia ordinaria es que es necesario abogado y procurador (con el consiguiente coste), y además supone esperar mucho tiempo (sin poder vender la vivienda).

En este punto es importante resaltar que el acta notarial de falta de comparecencia de la otra parte a la cita para otorgar la escritura de compraventa en notaría, no supone más que un medio de prueba. Jurídicamente, es necesaria la resolución del contrato que obliga a ambas partes.

Por último, no hacer nada y dar por concluido el contrato de forma unilateral como sucede habitualmente es la peor de las opciones, ¿Se quedaría con el dinero de otro y volvería a vender “su” vivienda sin que nadie se lo autorizase?

Gracias a nuestro exclusivo servicio de tranquilidad jurídica, es la única forma de que la resolución del contrato sea plenamente accesible y se determine en cuestión de días, obteniendo, en el caso de que sea el comprador el que se arrepienta, una resolución que le faculta al vendedor para quedarse con el dinero recibido en concepto de arras, y lo que es más importante, tener vía libre para volver a vender su vivienda a quien desee.

Rellene nuestro cuestionario y solicite una compraventa segura:

Datos personales